Comenzando de nuevo

0 54

Comenzando de nuevo. Termina un año que se prometía esperanzador. Llegó cargado de sorpresas. Comenzó el 2021 con nieves y, como dice el refrán, las nieves auguran “año de bienes”. No sé. Nieve cayó como nunca en España, en nuestra Comunidad de Madrid y en Fuentidueña. Poco acostumbrados a tratarla y a patinar sobre ella, dos meses después todavía quedaba hecha un montón en La Plazuela.


Destrozos en árboles y cosechas, en naves agrícolas, en explotaciones ganaderas,… Fue el efecto Filomena, la tormenta que congeló España y parte de Europa. Según registros oficiales fue la nevada más grande de los últimos cien años.
Con datos de una Covid de fondo retratados en curvas esperanzadoras pasaron los meses hasta llegar a un verano que prometía cierta normalidad. Con las vacunas haciendo su efecto todo apuntaba maneras. Los altavoces recomendaban prudencia al tiempo que animaban a llevar una vida normal.


Entonces despertó el volcán Cumbre Vieja de La Palma. Tres meses ha tardado en volver a dormirse. Tras su erupción un paisaje desolador y muchas vidas rotas que tendrán que volver a empezar… a vivir. Los fuentidueñeros hemos aportado nuestro granito.


Y el virus volvió a golpearnos en noviembre. Nos dijeron que no pasaría nada porque estábamos vacunados. “Tranquilos. No pasará nada”. Y no se hizo nada. Nada de nada hasta un par de días antes de Navidad cuando se determinó “llevar mascarilla en exteriores”. ¡Nada!


Entonces Ómicron, esta nueva variante Covid, se hizo grande volviendo a “vaciar de gente” los centros de salud. Y esperábamos pacientes en la puerta en cola a la espera de oír nuestro nombre. Test, PCR, antígenos, confinamiento. Sin irse del todo ya se han hecho de nuevo hueco en todas las conversaciones. Con ese panorama en 2021 hemos tenido una Navidad reducida en número de comensales en las mesas, de encierros y de hartazgo de curvas y cifras de récord, siempre de récord.


Las autoridades presumen de tener “la mejor Sanidad del mundo” mientras el personal sanitario denuncia a diario las carencias del sistema. Será que una cosa nada tiene que ver con la otra. No entiendo nada.


A estas alturas de la película doy por hecho que a nadie se le escapa que el Covid ha venido para quedarse, que permanecerá entre nosotros con distintas caras. Tomen decisiones para, al menos, intentar resolver los problemas. Pónganse de acuerdo y dejen de marearnos.


Comienza un año que se promete esperanzador. Dejen de tomarnos por tontos.


¡BIENVENIDO 2022! Llegas con la esperanza de que aprendamos a convivir y podamos llenarte de momentos buenos.


El equipo que hacemos posible La Fuente de la Dueña os deseamos de corazón una feliz Navidad y un estupendo y PRÓSPERO 2022.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

× ¿Cómo puedo ayudarte?