Fuentidueña de Tajo, la “aldea gala” que resistió al tsunami del ayusismo el 4-M en Madrid

304

Fuente: LA RAZÓN

Las calles lucen despobladas y pocos comercios se ven abiertos. Un mercado con tres puestos de fruta y verdura reúne a los vecinos, quienes se tutean y saludan entre ellos. Fuentidueña de Tajo se sitúa al sur de Madrid y linda con Cuenca y Toledo. No llega a los 2.000 habitantes y es el único, junto a El Atazar, al que el «efecto Ayuso» no llegó el 4-M. Es uno de los retos a los que la presidenta madrileña se enfrenta de cara a 2023. Desde la llegada de la democracia, no ha habido espacio para que gobierne aquí otro partido que no sea el socialista.

Hace justo un año, en las autonómicas de mayo, el PSOE fue el partido más votado, con el 34% de los votos, aunque la cifra se vio negativamente afectada si la comparamos con el resultado de 2019, cuando ganaron con un 54% . En segundo lugar, el PP incrementó sus votos un 15%, pues pasó de 188 votos a 370 en tan solo un año.

Hace justo un año, en las autonómicas de mayo, el PSOE fue el partido más votado, con el 34% de los votos, aunque la cifra se vio negativamente afectada si la comparamos con el resultado de 2019, cuando ganaron con un 54% . En segundo lugar, el PP incrementó sus votos un 15%, pues pasó de 188 votos a 370 en tan solo un año.

Fuentidueña de Tajo, la “aldea gala” que resistió al tsunami del ayusismo el 4-M en Madrid
Fuentidueña del Tajo FOTO: Gonzalo Pérez Mata La Razón

Se percibe un notorio tabú cuando se nombran ciertos temas del pasado. Las generaciones mayores parecen haber perdonado, pero no olvidado, lo que vivieron en una de los periodos más oscuros de la historia reciente. Sin embargo y pese a las cicatrices, «nos llevamos todos bien», responden cuando se les pregunta por un pueblo que semeja carecer de oposición política. Mercedes, a sus 92 años, señala a su compañera a la vez que dice: «Mira, ella es de Brea de Tajo y yo sé que es de derechas, pero nos llevamos divinamente». Así ha preferido Mercedes sanar las heridas y, aunque no quiere hablar de su infancia, sí confiesa que fue muy dura: «Aquí pasaron cosas que no debieron pasar. El odio, el rencor y la mala pata se apoderaron del pueblo. A mi padre le costó ocho años de cárcel ser uno de los fundadores del PSOE y a mi madre tres. Yo, que era la mayor de seis hermanos, sufrí mucho».

La mayoría coincide en ideología, pero no hay una opinión unánime en cuanto a los factores influyentes a la hora de votar; unos eligen a la persona, otros se decantan por el partido. Aun así, el factor común de los residentes de Fuentidueña de Tajo es que todos forman parte de una España vacía que se siente olvidada. Quique Doch, estudiante de Ciencia Política en la Universidad Rey Juan Carlos, invierte tres horas al día en ir a la universidad: «La frecuencia del transporte público es muy baja y tardamos mucho porque además hay que pasar por muchísimos pueblos. No tenemos oportunidades laborales ni educativas. Para formarnos tenemos que ir a Madrid o a grandes ciudades. No disponemos cerca de nuestras casas de formación profesional ni universidades, lo que supone muchas veces el abandono escolar en esta zona. Tenemos muy pocas oportunidades para desarrollarnos. El sistema nos está obligando a irnos por vivir en una de las zonas más pobres de la Comunidad de Madrid y el presupuesto con el que contamos es bajísimo». Desde su punto de vista, es importante que cada municipio sea capaz de explotar su potencial: «Hay que conseguir que la gente se forme en el tema de la agricultura y así pueda crecer el sector en nuestro municipio», comenta.

Por su parte, Susana Chelle, administrativa, habla de la necesidad de invertir en el potencial del pueblo, que no es otro que la agricultura y el turismo rural: «Nosotros no tenemos fábricas y nos falta empleo. Nos sentimos abandonados (…) No tenemos ni pescadería ni pediatra, entre otras cosas», lamenta con indignación.

El 4-M, un año después

Aunque la gestión de la pandemia o la libertad de Ayuso no fueron capaces de conquistar a Fuentidueña de Tajo, el concejal del Partido Popular, Óscar Laguna, sí tiene claro que 2021 cambió el paradigma del socialismo en el pueblo. Y es que el pasado año el Partido Popular se quedó a tan solo 41 votos de ganar al Partido Socialista, lo nunca antes visto. «Cuando gobiernas bien una región y para todos los madrileños, los vecinos te valoran. La Comunidad de Madrid está teniendo mucha inversión y libertad;

También informa de que se está intentando solventar, a través de las consejerías de Sanidad y Transporte, la escasa frecuencia del transporte público o la necesidad de un pediatra. «La Comunidad está invirtiendo, lo que pasa es que el precio es muy alto porque los medios de transporte son muy costosos y el número de habitantes muy pequeño».

Asimismo, ha habido espacio para la autocrítica y Óscar Laguna reconoce que el tema de los candidatos es algo que tienen pendiente. Los vecinos critican la falta de un aspirante con carisma y, sobre todo, nativo de Fuentidueña. «De cara a las próximas elecciones, estamos teniendo conversaciones con distintos vecinos que quieren unirse al proyecto Ayuso y al Partido Popular. Para nosotros sería un gran triunfo el poder conformar una lista íntegra del municipio y conseguir gobernar en el ayuntamiento, sería algo histórico y romperíamos con la tradición».

Comments are closed.

Hola, 👋
Encantados de conocerte.

Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada, cada día.

¡No hacemos spam! Lee nuestra [link]política de privacidad[/link] para obtener más información.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy
× ¿Cómo puedo ayudarte?