La Comunidad ha retirado ya cerca de 53.000 toneladas de residuos en las lagunas artificiales de Arganda del Rey

140

La Comunidad de Madrid ha extraído desde el año 2014, mediante la técnica de bombeo, cerca de 53.000 toneladas de residuos de las lagunas artificiales de Arganda del Rey, dentro del Parque Regional del Sureste y de la red ecológica europea de áreas de conservación de la biodiversidad, Red Natura 2000. Con ellas se ha generado combustible alternativo del que se han obtenido 320 Millones de kilovatios hora, el equivalente a la energía térmica y eléctrica consumida por 92.000 hogares españoles en un año.


La consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura, Paloma Martín, ha visitado hoy la zona y ha manifestado el compromiso del Ejecutivo regional por el modelo de economía circular y la revalorización para obtener nuevos recursos. Esta alternativa desarrollada por la Comunidad de Madrid ha evitado la emisión de más de 112.000 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, el equivalente al CO2 que producen 70.500 vehículos ligeros en un año.


Los vertidos de sulfonatos de petróleo (alquitranes ácidos) procedían de una empresa ya extinguida cuya actividad consistía en la regeneración de aceites usados. Se habían acumulado en dos balsas, la principal de una superficie aproximada de 12.750 metros cuadrados, donde había un volumen de 50.000 metros cúbicos de alquitranes, y una menor de unos 2.000 metros cuadrados sólidos, con un volumen de 10.000 metros cúbicos.


Actualmente los trabajos están ultimando la primera fase de la extracción mecánica de la parte más profunda de las lagunas principal y sureste, en la que se prevé vaciar 19.000 toneladas más. Esta etapa tiene mucha mayor complejidad técnica que las demás, por ser un residuo más denso y visco, de extrema acidez y situado por debajo del nivel freático del acuífero, lo que

complica la operación y, además, se debe que evitar el riesgo de afección a las aguas.
Asimismo, ha sido necesario construir una pantalla de cemento impermeable y otras infraestructuras necesarias para el acopio de los materiales extraídos y su adecuación para el posterior transporte a la planta de gestión, donde se prepara un combustible en vía sólida para ser valorizado en fábricas y otras instalaciones que cuentan con autorización ambiental integrada que permite la utilización de este tipo de recurso.


La actuación consta de dos fases más para tratar las 6,41 hectáreas afectadas. La segunda se desarrollará entre 2023 y 2025, y en ella se adecuarán los suelos contaminados, y la última, prevista entre 2025 y 2026, tendrá como objetivo la restauración ecológica del emplazamiento. Estas tres etapas suponen la extracción y posterior valorización de aproximadamente 60.000 toneladas de alquitranes, el tratamiento de 100.000 metros cúbicos de suelos contaminados y el relleno con 100.000 metros cúbicos de tierras y piedras exentas de contaminación.

Comments are closed.

× ¿Cómo puedo ayudarte?