Olivares de Miel: en busca de una alternativa sostenible a los olivares tradicionales madrileños

0 137

Por Ana Moreno de la Fuente, Omar Antón Iruela y Blanca E. Sastre Rodríguez
Departamento de Investigación Aplicada y Extensión Agraria del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimenta

El olivar tradicional posee una escasa rentabilidad en la Comunidad de Madrid y sufre un paulatino abandono. La diversificación de estos olivares, con una mejora del paisaje, puede suponer un incremento de las rentas del olivicultor y del apicultor, así como del sector turístico del entorno; lo que, sumado a las mejoras ambientales en cuanto al suelo y la biodiversidad, convierten al proyecto Olivares de Miel en una gran oportunidad para el medio rural madrileño. La Hospedería Rural de Colmenar de Oreja acogió el pasado 17 de octubre la jornada de clausura del Grupo Operativo Olivares de Miel.

El proyecto del Grupo Operativo Olivares de Miel (“Introducción de plantas melíferas en olivares tradicionales de la Comunidad de Madrid: influencia sobre el suelo, la erosión, la miel y el paisaje”) nació del entusiasmo de un paisajista, las ganas de contribuir a aumentar la biodiversidad de una apicultora, la buena predisposición de varios olivicultores de la región y el apoyo para la defensa de los intereses de l@s profesionales de la agricultura de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA-Madrid) y la Unión de Cooperativas Agrarias Madrileñas (UCAM), así como del afán por impulsar el desarrollo del sector agrario madrileño por parte del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA) de la Comunidad de Madrid.

El Grupo Operativo Olivares de Miel se constituyó a finales de 2018 y un año más tarde se consiguió una subvención de 165.000 euros para poner en marcha el proyecto piloto dentro del Programa de Desarrollo Rural de la Comunidad de Madrid 2014-2020, cofinanciado por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER-UE), el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y la Comunidad de Madrid. Un proyecto con una duración de tres años que finalizará en noviembre de 2022.

En detalle, los socios del grupo operativo son Eva Mª Miquel del Amo, apicultora del sureste de la Comunidad de Madrid dedicada a la crianza de abejas Apis mellifera de raza autóctona y a la polinización de cultivos, vocal de la Asociación de Apicultores de la Comunidad de Madrid (APISCAM); Gloria Bermejo López, campesina y olivicultora en Perales de Tajuña, secretaria de la SAT La Peraleña, cooperativa de agricultores del municipio; Juan Carlos Cosío, agricultor y olivicultor de Estremera, tanto en agricultura tradicional de secano y regadío como en cultivos de producción ecológica; Javier Domínguez Angulo, paisajista y especialista en el diseño de paisajes que combaten la erosión y desertificación; UCAM, formada por 25 entidades -cooperativas y sociedades agrarias de transformación- del sector agrario, con más de 9.000 soci@s pertenecientes a los sectores productivos agrícolas y ganaderos de la Comunidad de Madrid; UPA-Madrid, organización profesional agraria que trabaja para representar y defender a los agricultores y ganaderos de la Comunidad de Madrid; y el Grupo de Conservación de Suelos y Agua del IMIDRA, con dilatada experiencia en el desarrollo de proyectos relacionados con la conservación de suelos y el control de la erosión, así como en el uso de aromáticas y plantas arbustivas, centrado en los últimos 10 años en revertir la degradación de suelos.

Objetivos y actividades

El objetivo general del proyecto es ofrecer un modelo de olivar más rentable y sostenible que sea una alternativa de manejo a los olivares tradicionales madrileños que tan escasa rentabilidad tienen, incrementando además la biodiversidad y los servicios que estos agrosistemas aportan a la sociedad, detectando los problemas que surjan tanto de manejo como de competencia especialmente radicular, y evaluar el interés que este incremento de biodiversidad puede tener para el sector olivarero madrileño.

Los objetivos específicos se centran en tres áreas de trabajo. En primer lugar, y en cuanto al suelo, se pretende poner a punto la implantación de las aromáticas en el policultivo, evaluar sus marcos de plantación óptimos y cómo influyen las aromáticas en el suelo, si pueden evitar la erosión, mejorar la infiltración de agua en el suelo, etc. En cuanto a las actividades de esta primera área de trabajo, denominada “Innovación sobre el manejo de la tierra”, se analizarán experiencias previas, se seleccionarán fincas y se trabajará con diferentes diseños de plantación, realizándose una evaluación inicial y seguimiento anual de diferentes parámetros del suelo.

En una segunda línea, “Innovación sobre los productos”, se quiere comprobar la incidencia del Olivar de Miel sobre los productos previstos, tanto los de la colmena como los aceites esenciales de las aromáticas, y en lo que se refiere a la producción de aceituna y aceite de oliva. Así, se introducirán colmenas en los olivares, evaluando la calidad de la miel y el polen, y se analizará la producción tanto de aceituna como de las plantas aromáticas, así como el rendimiento de aceite de oliva o de aceites esenciales, respectivamente.

La tercera línea, denominada “Innovación sobre los servicios a los ecosistemas”, se centra en los servicios a la sociedad y a los ecosistemas que se puedan derivar del proyecto. De este modo se pretende evaluar si es posible mejorar la biodiversidad, los servicios turísticos, económicos, de diversificación de la renta agraria y de transición agroecológica en general. Las actividades de este tercer paquete de trabajo incluyen la evaluación inicial y final de la entomofauna, un estudio socioeconómico del olivar de miel, grupos de trabajo con olivicultores para estudiar su interés, estudios de atracción turística, etc.

Conviene resaltar la importancia de difundir y transferir los resultados obtenidos tanto a los diversos colectivos profesionales de la Comunidad de Madrid (agricultores, apicultores, técnicos) como al público en general, por su potencial como usuarios y consumidores de los diferentes servicios o productos ofrecidos.


Diseño del Olivar de Miel

Las parcelas del proyecto han sido ofrecidas desinteresadamente por olivarer@s de los municipios de Carabaña, Perales de Tajuña y Estremera. Inicialmente también se contaba con una parcela experimental del IMIDRA en Colmenar de Oreja; sin embargo, esta parcela se descartó en 2020 porque no se implantaron exitosamente las aromáticas, debido a un suelo muy degradado sumado a una elevada herbivoría. En 2021, tras el temporal Filomena y las heladas que lo siguieron, el olivar de Estremera se vio muy afectado y en verano, tras no haberse comprobado su recuperación, se procedió a levantar los olivos, por lo que esta parcela también ha sido excluida del estudio.

Las fincas de olivar del ensayo tienen entre 3 y 5 ha. La variedad principal de aceituna es la cornicabra, aunque suele estar mezclada con otras variedades como picual, castellana, etc. Cada parcela está divida en dos: en una mitad se han instalado las aromáticas y la otra mitad se utiliza como tratamiento control (sin aromáticas). En Carabaña, debido al amplio margen de plantación del olivar (10×16 m2), se han plantado dos líneas de aromáticas en todas las calles de la parcela. En el resto de las fincas se ha plantado una línea de aromáticas en calles alternas al tener márgenes de plantación más pequeños (7×7, 11×12 y 9×6 m2). Los diferentes diseños de plantación de las aromáticas se han planteado con el fin de que siempre exista espacio suficiente para facilitar el trabajo de la maquinaría agrícola en el olivar.

Inicialmente, en las parcelas experimentales del proyecto se plantó lavandín y romero, pero este último no arraigó y fue sustituido al año siguiente por lavanda o lavandín. Lo ideal sería una asociación de varias especies aromáticas de floración escalonada que florezcan incluso en condiciones estivales y de sequía, como por ejemplo lavanda/lavandín, romero, tomillo, salvia y olivarda. Una sucesión de varias especies de distinto porte y fenología puede contribuir a crear corredores de biodiversidad que beneficien tanto a la entomofauna asociada al olivar como a aves y pequeños mamíferos.

Ecológico y sostenible

Las parcelas de experimentación con las que estamos trabajando actualmente en el proyecto, ubicadas en Carabaña y Perales de Tajuña, están en ecológico y en ellas se realiza un manejo sostenible, como la reducción de los pases de labor (un pase de arado al año) y el abonado con estiércol.

En 2020 y 2021 se ha evaluado la producción del olivar con aromáticas y sin aromáticas, y también se ha elaborado el aceite de oliva correspondiente a los dos tratamientos. Las aromáticas no han influido en la producción de aceitunas, mientras que todavía no se dispone de los resultados analizados en cuanto al aceite de oliva. La influencia no se reflejará tanto en las características organolépticas del aceite como en el hecho de poder comercializarlo con un etiquetado particular, puesto que este nuevo policultivo crea un paisaje diferente que puede albergar una mayor biodiversidad y crear un entorno agrícola más sostenible, y todo ello puede dar lugar a una marca diferenciada que revalorice el paisaje y el producto oleícola.

El proyecto pretende promover y formar en técnicas más sostenibles a los agricultores. Entre otras, mejorar el manejo del olivar aumentando la superficie de suelo no labrada e introduciendo especies arbustivas aromáticas; asentar núcleos de colmenas en las cercanías de los olivares de miel y analizar los productos apícolas obtenidos; cuantificar el impacto de los manejos en la producción del olivo y de las aromáticas; investigar la mejora de la biodiversidad a través del estudio de la fauna asociada al olivar (insectos polinizadores, enemigos naturales y plagas); analizar los costes de implantación y evaluar el potencial agroturístico del Olivar de Miel; formar grupos de trabajo y discusión entre profesionales, etc.

Aún es pronto para tener resultados del proyecto, puesto que las plantas aromáticas todavía no han alcanzado su porte más desarrollado. Sin embargo, se ha comprobado que las aromáticas florecen incluso en el mismo año de su plantación. Así, incluso en estos primeros años se puede utilizar el recurso de las flores de aromáticas (flor cortada, destilación), aunque en menor escala que cuando han llegado a su cuarto o quinto año de cultivo y su rendimiento es máximo.

Al policultivo de olivar y aromáticas, el Olivar de Miel suma el asentamiento de colmenas de abejas melíferas, incrementando los servicios y productos que la misma superficie cultivada puede ofrecer. Hemos comprobado que las abejas utilizan el recurso del polen del olivo y lo llevan a la colmena en gran cantidad si no disponen de otras flores alrededor. Aunque los olivos se polinizan por el viento y no necesitan de las abejas para polinizarse, los olivos pueden ayudar a complementar la alimentación de las abejas.

Uno de los resultados esperados es la mejora del hábitat asociado al olivar y a la presencia de las aromáticas introducidas, que sirven de alimento no sólo para abejas de la miel, sino para otras abejas silvestres -en su mayoría solitarias- y para abejorros sociales. Además, estas aromáticas pueden servir de refugio y alimento a otros insectos polinizadores y a enemigos naturales, depredadores y parasitoides de algunas de las plagas que aparecen en los olivos.

Los resultados prácticos de este proyecto se deben valorar a corto y medio plazo. A corto plazo, y como consecuencia de las actividades desarrolladas durante estos tres años, se espera contar con casos y prácticas de referencia en cultivos mixtos de olivar y aromáticas, combinados con apicultura, generando simultáneamente mejoras ambientales, especialmente en materia de calidad de suelo, y rentas complementarias y satisfactores sinérgicos en clave agroecológica (aumento de la biodiversidad). A medio plazo, se conseguirá la confirmación científica y tecnológica de las ventajas de los cultivos mixtos a partir de los marcos tradicionales de los olivares, especialmente de los más marginales o en suelos más alcalinos.

En la Comunidad de Madrid, Olivares de Miel es un proyecto pionero donde las abejas melíferas también se integran en el policultivo de olivar y aromáticas. En Andalucía, Francisco Martínez Raya, de la Asociación AlVelAl, ha plantado en los últimos años diferentes tipos de arbustos en las calles y en las lindes de su olivar. Proyectos como Diverfarming han introducido lavanda entre líneas de olivos, y Olivares Vivos y la Fundación Internacional para la Restauración de Ecosistemas han plantado arbustos en el olivar, pero en las lindes, caminos, arroyos y herrizas. Cabe señalar que Oleum Laguna también ha incorporado en 2021 líneas de lavandín en su olivar en seto en ecológico en Colmenar de Oreja (Madrid).

El propósito del Grupo Operativo es promover el Olivar de Miel como ejemplo de olivar sostenible, habiéndose realizado una intensa labor de difusión y comunicación; al tiempo que los artículos del paisajista de Olivares de Miel, Javier Domínguez, han sido difundidos en diversos medios de comunicación, llegando a miles de personas. Por todo ello, diversos colectivos profesionales ya están considerando esta opción agroecológica como una tendencia e importantes empresas del sector, como Castillo de Canena, se están haciendo eco del Olivar de Miel para implantarlo en sus fincas.

rio

Via MERCACEI
Leave A Reply

Your email address will not be published.

Hola, 👋
Encantados de conocerte.

Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada, cada día.

¡No hacemos spam! Lee nuestra [link]política de privacidad[/link] para obtener más información.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy
× ¿Cómo puedo ayudarte?