Seguimos

0 15

Seguimos padeciendo los efectos de la maldición de las plagas. Ahora parecen los cuatro jinetes del Apocalipsis: guerra, hambre, peste (enfermedades) y muerte.
Hemos pasado de oír el día a día de las pandemias; pasamos a la guerra, catástrofes varias y ahora las noticias más importantes son sobre los fuegos que padecemos en España y que asolan media Europa.
Estamos participando de unos episodios en los que la mitad de la Tierra se está calcinando. Todos los expertos le echan la culpa al cambio climático. Posiblemente, pero yo soy de los que piensas que es mejor prevenir que curar; creo en una buena inversión en la limpieza de nuestros bosques, en una buena gestión forestal, en permitir la entrada de nuestro ganado -hay lugares en los cuales se les prohíbe. Además se han incrementado las construcciones de urbanizaciones en los montes y alrededores, con una falta de información a la sociedad sobre la limpieza de esas zonas que están sobre un polvorín.
Hay que mentalizar primero a las administraciones, tanto nacionales, autonómicas o municipales haciéndoles ver que es mucho más barato prevenir que apagar un incendio.
También las autoridades deberían actuar con mucha más energía hacia esas personas que provocan esos incendios, pues no todos se originan de forma casual. Se deberían realizar más homenajes hacia esas personas que luchan para que las desgracias sean menores arriesgando su propia vida.
Sobre el problema energético pienso que para cumplir con los compromisos adquiridos con Europa de cara al ahorro de energía, dichas propuestas el Gobierno tendría que analizar, considerando los grados propuestos tanto en calor como en frio, no considero que sea igual en toda España. Dentro de nuestro país en las Autonomías del norte los grados no serán igual a las del sur. Por ello creo se debería haber consensuado con los respectivos representantes autonómicos¡.
Con respecto a la normativa de prevención de riesgos laborales, habría que considerar que no es igual trabajar en una oficina, comercio, etc. a una gran fábrica en sus naves, siempre hay que contemplar excepciones para la climatización de los espacios y el bienestar del trabajador.
No se puede explicar que para Europa las centrales nucleares eran un peligro ecológico; se quitaron bastantes sobre todo aquí en nuestro país. Siempre somos los primeros en todo, ahora con los problemas energéticos existentes parece ser que no tienen peligro, se consideran energía verde. No obstante creo que en este nuestro país que tenemos sol y aire y cada día hay más plantas fotovoltaicas o eólicas no nos debería preocupar tanto dicho problema, a no ser que existan intereses creados, porque no es de recibo que aunque se diga que en otros países la luz es más cara, aquí no deja de subir y con ello todo aquello que conlleva

Leave A Reply

Your email address will not be published.

× ¿Cómo puedo ayudarte?