Domingo de Resurreción y Hornazo

El Domingo de Resurrección se “corrió el ” en . La tradición centenaria de salir al campo para merendar el típico hornazo fuentidueñero se espera con ansia cada primavera. Se trata de uno de esos días marcados en el calendario en el que, si el lo permite, parece abrirse el campo para disfrute de todos.
Como cada año las expertas de las familias se encargan de elaborar siguiendo con cuidado la receta de este bollo típico de la fuentidueñera. Y aquellas que no tienen expertas siempre pueden recurrir al horno de pan de la localidad, que ahora los hace durante todo el año y que se esmera más si cabe en las citadas .
El hornazo dulce de Fuentidueña es una especie de magdalena gigante. Nada tiene que ver con el hornazo salado de otras zonas de , aunque con notables diferencias, más parecido a la tradicional empanada. El dulce de Fuentidueña tiene premio en el centro: uno o varios huevos cocidos al tiempo que lo hace la masa lo que le da un toque especial. Y la gracia está en cascárselo al nuevo o al despistado de la cuadrilla.
El 9 de abril fue el día señalado de esta Semana Santa. Domingo de Resurrección y de hornazo. Buena temperatura y ambiente; mejor en buena compañía. Se llenaron la pradera, la playita y otros rincones de la Vega. Se agradecía el sol y se buscaba la sombra. Se corrió en el campo y el que no pudo salir lo hizo en casa, siempre en familia o con amigos.
Con esta fiesta gastronómica que tiene su coletazo al día siguiente para “correr la torta” se puso el punto a las celebraciones de Semana Santa en las que no faltaron las procesiones de rigor.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy
× ¿Cómo puedo ayudarte?