Noticias de Fuentidueña y comarca

Hablando de Viviendas-Cueva

Por Eusebio Morales

En estos días se ha publicado en una social y patrocinado por un establecimiento local conocido por todos, dedicado al alojamiento turístico-rural y no así por la administración Municipal, un sobre las cuevas que aún existen en este lugar.

Ya en su momento comenté sobre unos paneles colocados en las entradas del pueblo informan de las rutas turísticas que se pueden realizar y visitar. En ellos destacan que existen en el Municipio siete maravillas que tenemos para orgullo de propios y visitantes. No se le dio importancia a las cueva por lo que desde la administración se deberían haber puesto en el lugar que les corresponde, como si de un monumento más se tratará por su antigüedad y características. La prueba está en el auge y repercusión que están teniendo últimamente.

Hoy existen varios barrios donde aún se pueden ver algunas de estas cuevas: el Perchel, la Cruz, la Zurriera, junto al río, el Sepulcro y el Castillo. Las situadas en este último pueden ser las más antiguas, pues se construyeron en la falda del montículo del a los pies del Castillo habitado por los señores feudales. Los villanos las escavaban en la propia ladera de la fortaleza y luego se fueron extendiendo por otros montículos colindantes formando los distintos barrios. Hay que considerar la antigüedad y la milenaria, algunas de la época de la Edad Media y que aún hoy hay muchas familias que tiene como vivienda la cueva. Hoy en día existen en la geografía de muchos Municipios en los que existen viviendas- cueva y estas están siendo protegidas. Hay Municipios en los cuales es tanta su protección que la propia administración las adquiere para uso turístico montando en alguna de ellas oficina de , etc. incluyéndolas en sus rutas turísticas.

Volviendo a nuestro pueblo quiero comentar que hay muchas familias que en los tiempos modernos se fueron a vivir a pisos convencionales, buscando algunas comodidades. Ahora alguna de estas familias volvería a estas viviendas-cueva pues hay más comodidades que antaño y siguen conservando su microclima, frescor en verano y calor en invierno.

Considerando que no está lejos de la capital y siendo el último en la salida hacia Valencia, el crecimiento demográfico que está tomando por la cantidad de personas que han venido por la historia de dichas viviendas no es extraño que en poco se convierta en municipio dormitorio.

En conclusión, es de agradecer que haya surgido esta idea de una entidad privada para poder conocer y de unas construcciones que empiezan a conocerse como el “Sacromonte Madrileño”.

En su día lo comenté, en los paneles turísticos se debería haber puesto otro lugar a visitar en las rutas turísticas por el pueblo. Sus cuevas, muchas de ellas milenarias y otras más recientes pero también antiguas que fueron excavadas con las propias manos de las personas según aumentaban las familias.

Comments are closed.