Noticias de Fuentidueña y comarca

Pedro Domínguez “Pirri”

Por Pedro A, Mora

Pirri” jugador todo corazón que en cada partido dejaba constancia de su tenacidad y buen hacer”. Así le define Julián Toloba, Presidente y Cronista deportivo del histórico A.D. . Pedro Domínguez “Pirri” desciende de una familia de raigambre fuentidueñera, de apellidos Domínguez y Ávila. Nació en la calle Mayor y vivió en el Barrio del Castillo desde pequeño se aficionó al jugando en la Cañada y en la era, que estaba junto al Charco en aquellos partidos que disputaban chavales y jóvenes mezclados. Félix, Juliete, Antonio, Pedrito, Rufino, Juan Antonio, Pepe… Recuerda Pedro ver llegar a la era donde estaban jugando a Mariano “el Yesero”, un excelente jugador, corriendo después de dejar el trabajo en la yesería rodeado de una nube de polvo de yeso, diciendo: “Pedrito un portero y yo contra todos…” Aquello era la fiesta del regateo.

Pedro destacaba ya en aquellos interminables partidos y con el tiempo sobresalió disputando los partidos “Barrio contra Barrio” y siendo alineado como titular en los “Pueblo contra Pueblo”. Destacó desde muy joven por su fortaleza y capacidad; incansable organizador dejó similares destellos recordando al legendario Pirri, medio-campista del Real que tanto nos fascino a los aficionados al fútbol. De ahí nació el apelativo a Pirri de Fuentidueña.

Nuestro Pirri tuvo desde siempre ese halo que le distinguía por sus cualidades y visión de juego. A pesar de su juventud ya le alineaban en el equipo de los mayores del pueblo siendo titular indiscutible, jugando los partidos con aquel entonces Fuentidueña FC pasando a miembro indiscutible de la plantilla y jugador titular en el de memorables recuerdos. Pirri fue clave en aquella histórica Liga Comarcal organizada por Villarejo, donde el equipo fue Campeón de la Liga (Trofeo Mariano Diaz) varias temporadas, ganando el memorable Trofeo Chelle y diversos Trofeos de las de los pueblos. Al término de esta etapa fue fichado por la AD Villarejo para jugar con el equipo titular en la Liga organizada por el diario AS, pasando después a jugar en la Regional de la Federación Castellana de Fútbol, donde demostró sus facultades ísticas dejando una estela de sus capacidades físicas y deportivas, Su nombre quedó en la memoria de la afición alcorana y grabado en la de dicho club. Más tarde jugo en el equipo de Villamanrique volviendo a las Ligas Comarcales destacando por su entrega, su fútbol de clase, nobleza y capacidad total, formando con Octavio Gallego (otro fenómeno) una media ejemplar o como rematador efectivo, jugando de delantero centro.

La dinastía PIRRI ha seguido primero con su primogénito, Pedro -Pirri II- jugador del CD Tajo como carrilero que hacia las delicias de la afición ribereña con sus coladas por la banda y centrado a la “Olla” para el remate de los delanteros. Dejó en buen lugar el nombre de su padre. Después Carlos -Pirri III- se asemejaba a las cualidades de su progenitor, jugador de medio-centro de los que ocupan un amplio espacio en el campo de juego, recuperador, distribuidor y pasador al espacio para remate de los delanteros. El trabajo le impidió progresar en un futuro de posibilidades futbolísticas superiores.

Ahora llegan los de la tercera generación, con los que al abuelo se le “cae la baba” viendo jugar en la EFM Villarejo a Álvaro allí donde él dejó su clase y aun le recuerdan. “¡Ta Pirri!, ¿pero es tu nieto? Tiene clase el chaval. Ya decía yo que el chico tiene calidad. Se parece mucho a ti”, le dice un aficionado de Villarejo que aun recuerda, al abuelo. Los nietos Carlos y Óscar aprenden en la de Fútbol del CD TAJO. De casta les viene a los retoños.
Una mención especial para el hermano, el tío Pepe, el mayor de los Domínguez Ávila que también hizo sus pinitos como defensa del equipo local en los años 60 como lo atestigua alguna foto de archivo.
“Pedro Domínguez Ávila “Pirri”, jugador de fuerte comprensión, incansable, polivalente, resolutivo en defensa, buen rematador como delantero centro. En cualquier puesto daba nota alta porque en cada demarcación desarrollaba su templanza de futbol pausado de clase. A pesar de su juventud resolvía con responsabilidad.” Así le define Pedro Terrés Presidente y Cronista del CD TAJO en el libro de los 50 Años de la Historia del Fútbol de Fuentidueña.

× ¿Cómo puedo ayudarte?